jueves, 20 de enero de 2011

Los servicios que se "están limpiando"

Hola amig@s!
Hoy voy a hablar sobre un hecho tocabolesco que me encuentro cada vez que voy a un centro comercial y que antes siempre me pasaba en la universidad. Puede ser Ley de Murphy o mala suerte, pero es que siempre que voy a un servicio se "está limpiando".

¿Por qué lo pongo entre comillas? muy sencillo, porque lo único que hay es un carro de limpieza en la puerta y nadie dentro limpiándolo. En mis años universitarios me pasaba que iba al servicio rápidamente entre clase y clase y siempre me encontraba el dichoso carrito, por lo que tenía que ir a la otra punta del edificio para poder cambiarle el agua al pájaro.

Siempre pensaba que las limpiadoras tenían el don de la oportunidad, que en vez de limpiar los servicios durante el horario de clase, tenían que hacerlo en los descansos que es cuando la gente tiene la vejiga en la señal de lleno.

Un día, miré dentro del servicio y vi que no había nadie tras el carro de la puerta y la fregona cruzada. Entonces aparté la fregona, entré, y desagüé. Salí, puse la fregona en su sitio y me fui. Al siguiente descanso fui porque me picaba la curiosidad de saber si el carrito seguía ahí. Y así fue. A partir de ahí cada vez que me encontraba ese panorama en la universidad y en centros comerciales apartaba la fregona, miraba si el suelo estaba mojado (también podía estar secándose, no es cuestión de putear), y si todo estaba en orden, entraba, hacía mis cosas, y me iba.

Nunca nadie me llamó la atención por eso, más que nada porque quien limpia, suele estar en la calle fumando o en el bar tomando el desayuno. Entonces, ¿por qué ponéis una fregona en la puerta y tocáis las bolas a quien se viene meando? la única explicación que se me ocurre es para que estén más limpios a la hora de limpiarlos, porque no le veo otra lógica al tema.

Desde aquí hago un llamamiento al personal de limpieza para que bloquee el servicio cuando sea necesario, y no cuando se les antoje, que están para usarlos. 

Un saludo!

P.D.: me voy a pegar una semanita de vacaciones en la que por falta de internet, no voy a publicar ninguna tocada de bolas, pero iré recopilando para cuando vuelva tener mucho que contar, que siempre hay un/a tocabolas dispuest@ para la labor y yo para comentar por aquí su obra jejeje

Compártelo en los iconos a la derecha de los comentarios ;)

7 comentarios:

  1. jaj, eso es verdad !!! es un fastidio la verdad, lo bueno es que pasa poco, al menos en mi facult hay baños bien distribuidos ^^ Pero pasar,pasa.

    ResponderEliminar
  2. Por favor, puedes pasar por mi blog y ver lo que me ha pasado??? ahi tienes tema para tu Blog.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón. Esas limpiadoras tienen el don de la inoportunidad, y el de la invisibilidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola! justo anoche en el aeropuerto de málaga, las limpiadoras habían cerrado en la terminal 2y3 todos los servicios menos 1. Y ese uno que quedó abierto estuvo con el carrito delante como que se limpiaba desde las 0:00 hasta las 2:30!!
    Cuando fui a las 0:00 dijo una limpiadora con las que me crucé antes de llegar al servicio: vamos a tomarnos un chocolate calentito!!
    No veas si alargaron el chocolate..............................

    ResponderEliminar
  5. yo en los aeropuertos paso por encima del cartelito de marras....y curiosamente NUNCA me he encontrado a alguna limpiadora dentro! eso si, para no ganarme una regañina tonta, primero asomo la cabeza, y como veo que no hay nadie, sigo con el cuerpo....
    que tal las vacaciones? supongo que con energias renovadas y la sesera llena de ideas!
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola, vuelvo para invitarte a ti y a tus lectores a participar en un sorteo que he organizado del DVD "El Último Samurai". Espero os podais pasar y participar.
    SORTEO "El Ultimo Samurai"

    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto. Aunque también me gustaría opinar sobre los "aseos-siempre-ocupados". Nunca entenderé cómo, sobre una media de cinco, haya uno o más que se lleven tres o cuatro meses cerrados. Falta mencionar, claro, la asombrosa facilidad con la que se crea una cola interminable en los que están abiertos, la justa para que, mientras corres hacia otro aseo, vuelves a correr hacia otro al encontrarlo cerrado por una fregona...etc. Llegues tarde a clase y te dejen fuera.

    ResponderEliminar